Pensando sobre cómo me involucro con la Compañía

Ya venimos conversando sobre las posibilidades del emprendedorismo hoy desde el inicio de este manual. Ya vimos los tipos de empresa, sabemos que va a ocurrir la elección de un Directorio y tenemos que ver la manera de elegir el producto a ser pagado con el dinero que la venta de las acciones de nuestra compañía va a generar.

Ahora, antes de profundizarnos más en esta charla, y hablando de partes esenciales para la existencia de una empresa, queremos dejar algunas preguntas: ¿Quién es nuestro público? ¿Con quién queremos dialogar nuestra idea? ¿Quién comprará nuestro producto?

En una realidad tan fragmentada y llena de diferentes medios de influencia, que conocer detalladamente con quién queremos interactuar ahorra esfuerzos y favorece resultados. Al preocuparnos con el quién, estamos preocupándonos con el principal responsable de mantener nuestra empresa viva. Al fin y al cabo, no servirá de nada producir algo increíble que nadie quiera comprar.

Ok, ahora ya sabemos de la importancia de pensar en quién va a relacionarse con nuestro producto. ¿Qué otras preguntas debemos hacer para descubrir qué tipo de empresa queremos tener? Una perfecta manera de encontrar respuestas es usando el Golden Circle, un diagrama que guía la resolución de problemas y el descubrimiento de la real intención de un negocio o de una idea, desarrollado por el publicista inglés Simon Sinek, en 2013. En la versión original (comentada de una forma muy simple en el video que recomendamos aquí, al borde del manual), son tres los elementos a tomar en cuenta en el momento de pensar en el desarrollo de un negocio: por qué, cómo y qué. Para dejar esta herramienta todavía más completa, agregamos el quién, antes del por qué. Las comentamos a continuación, de adentro hacia afuera:

QUIÉN

Este es el momento de descubrir y determinar quién es el público de tu futuro producto. Quién es, qué le interesa, que edad tiene, qué consume, con qué se preocupa. ¿Recuerdas el cliente que investigaste entre las jornadas cero y uno? ¿Las preguntas que le hiciste, los detalles de su rutina que observaste? Bien: descubrir el mayor número posible de características de tu usuario hará con que tu producto sea más asertivo y verdadero.

POR QUÉ

Descubrir los propósitos que deseas que tu producto alcance o conquiste es una de las partes más fundamentales del desarrollo de este. Ahí radican las razones para crear un producto genuino, con voz propia. Aprovecha este momento para profundizar la discusión sobre las ideas del producto, y pregúntate por qué las personas comprarían tu producto, por qué sería útil y cuántas otras preguntas que te permita tu curiosidad.

CÓMO

Después de investigar quien compraría tu producto y por qué, es hora de pensar en cómo sería. De que material, de qué tamaño, ¿cómo se desarrollará y qué necesidades atiende? El cómo es el catalizador de los aspectos más prácticos de tu producto.

 QUÉ

Finalmente, para cerrar nuestro Golden Circle, llegamos al qué. Piensa cómo va a funcionar tu producto, qué acciones realizará y cómo, cuáles serán sus detalles fundamentales. Explora todas las posibilidades posibles y trata de ser aún más certero en la misión de conquistar a tu usuario. Todo esto puedes traerlo, perfectamente, al universo de tu compañía. Piensa mucho al respecto de estas cuatro preguntas y toma en cuenta cómo te sientes en relación a las respuestas. Sospechamos que en este momento ya tendrás ideas de producto mucho más verdaderas y conectadas a lo que eres y a lo que te gusta hacer.


Notice: ob_end_flush(): failed to send buffer of zlib output compression (0) in /var/www/html/lacompania.org/wp-includes/functions.php on line 3774